Inicio » Curiosidades » ¿Por qué el vestido cambia de color? La ciencia lo explica
¿Por qué el vestido cambia de color? La ciencia lo explica

¿Por qué el vestido cambia de color? La ciencia lo explica

Un vestido negro con azul que se veía blanco y dorado generó un fenómeno viral en redes.

(El Universal). La foto de un simple vestido puso a todo el mundo a preguntarse por qué algunos ven la prenda de color blanco, mientras otros la perciben de un azul. Rápidamente, el dilema se esparció en redes sociales y puso opinar a usuarios y famosos.

Lo cierto es que el vestido original que aparece en la fotografía es de la marca Roman y al ver su foto, unánimemente se puede decir que es azul y negro. Pero, ¿por qué la otra imagen es vista de distintos colores por la gente?

Carlos Francisco Fernández, asesor médico de el diario EL TIEMPO de Colombia, revisó el fenómeno y dio su propio análisis.

Según el especialista, el color no existe y solo está en el cerebro. Es construido de la misma forma que son construidos los significados de las palabras. Sin los procesos neuronales no seríamos capaces de comprender los colores de las cosas, al igual que somos incapaces de comprender una lengua que no conocemos

En lo que se refiere a la percepción del color, el cerebro procesa la forma de los objetos por un lado y sus colores por otro y los unifica de acuerdo a la condición de cada individuo.

Cuando el cerebro tiene dificultades para integrar las señales recibidas por ambos ojos o si ambas señales son lo suficientemente distintas o confusas (y eso es lo que ocurre con las rayas del vestido) lo que ocurre es que el cerebro resuelve el conflicto suprimiendo la información recibida por uno de los ojos o le otorga la luminosidad o el contraste que le conviene o que mejor se adapta a las características de la persona y su estado biológico.

Las rayas en sí lanzan longitudes de onda que no ofrecen contrastes definidos y el cerebro toma el atajo que encuentra a la mano. En ese atajo unos las verán doradas, otros azul, otros blancas. Lo cierto es que sin luz todos las verán iguales negras.

En síntesis, el color es un producto del cerebro auspiciado por la luz y esta es descodificada por la biología de las personas.

Los daltónicos ya veían esas rayas diferentes a como las ven los que hoy piensan que se trata de un evento mágico. En últimas, el color es el resultado de un acoplamiento neuronal activo espontáneo y automático.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los recuadros obligatorios están marcados *

*

En esta página apreciamos la libre expresión, sin embargo, nos reservamos el derecho de eliminar comentarios que contengan: ataques personales, lenguaje obsceno, amenazas, muestras de violencia, y spam. Las opiniones vertidas aquí son responsabilidad de los usuarios y no reflejan la política editorial, ni la opinión personal de ningún agente de comunicación.